Las Metodologías Ágiles

Los beneficios que podemos conseguir aplicando una Metodología Agile o Ágiles son muchas. En este post conoceremos qué es esta metodología, enumeraremos los tipos que existen y como pueden ayudarnos en la gestión de proyectos.

¿Qué son las Metodologías Ágiles?

A finales de la década de los 70 había un estancamiento en el campo del desarrollo de softwares. Esta crisis de software, procuró, para solucionar su problema, implementar nuevas estrategias y metodologías  para el desarrollo de los procesos, lo cual resultó en ese momento muy complejo por no poder realizar estimaciones sin errores.

Para 1986 Ikujiro Nonaka y Hirotaka Takeuchi pudieron elaborar una forma de trabajo que implicaba que las personas que exponía que las personas trabajar con una mentalidad muy similar a la que se opera en los jugadores de rugby, los cuales se enfrentan a un scrum o melé de manera unida y decidida empujando todos juntos, al reanudarse el juego por una falta menor. 

Para la fecha de 1995 se establece en la industria del software los proyectos scrum. Con esto la diferencia que se imponía era evitar el estancamiento y la incertidumbre ante un cambio fortuito al desarrollar el proyecto y aceptar estos como algo normal, para continuar la marcha.  

He ahí la mejora, ya que los avances tecnológicos nos hacen convivir en un entorno cambiante, lleno de incertidumbres y que la única forma de superar esto es adaptarse a los cambios.

El Manifiesto Ágil

Es un manifiesto surgido en 2001 luego de una reunión de personalidades vinculadas al desarrollo de softwares. En este se manifiesta cómo desarrollar proyectos dentro de esta industria y la forma de trabajar, esto bajo el Método Agile

Este método comprende cuatro pilares fundamentales:

  • El individuo: que es la persona más importante y centro de la metodología. Su interacción está por encima de cualquier proceso o herramienta.
  • El valor del software o producto: este es el objetivo final por el que se está trabajando. El producto siempre será más importante que documentar cada aspecto del proceso del mismo y solo se anotará lo más importante.
  • La colaboración: esta que se hace con el cliente resulta de más valor que la de un contrato. Resulta mucho más productivos ver al cliente como un socio para sacar las cosas adelante. No enfocarse en el contrato como un medio de protección sino en trabajar con quien nos ha contratado.
  • Responder a los cambios: los planes deben ser adaptables y flexibles, esto debe ser así para que la idea principal no fracase.

¿Cuáles son los beneficios de la Metodología Agile?

Resaltemos los beneficios que más destacan en al aplicar un Método Agile:

  • Inmediatez: la gran ventaja es que los clientes pueden ver resultados desde el primer momento. No es necesario que el proyecto finalice para ver avances y resultados.
  • Acceso: otro excelente beneficio es que el cliente puede controlar y acceder al proyecto para hacer los cambios que requiera o que se presenten en determinados momentos.
  • Motivación: con el método Agile es posible motivar al equipo y mantener todo organizado y con profundo compromiso.
  • Capacidad de análisis: con el método Agile es posible hacer mediciones y controles para poder alcanzar así las expectativas del cliente.
  • Control: es posible acceder con mayor facilidad y mejorar aquello que requiere atención, esto con mayor eficiencia.

Tipos de Metodologías Ágiles

Existen diferentes métodos que comparten la filosofía Agile. No obstante, lo importante será que se podrá escoger el que se adapte mejor a cada situación y proyecto. Revisemos los más utilizados:

Método Lean

Con este método se pueden reducir considerablemente los tiempos de entrega de los proyectos. Esto sin reducir calidad y buscando el mejor precio. El método Lean se centra en los siguientes principios:

  • Lo esencial y primordial. Con este método se elimina lo innecesario y se optimizan procesos, aportando solo la información necesaria al equipo, limitando las interrupciones.
  • Optimización. Pensando de manera global y a largo plazo.
  • Calidad. Es lo más indispensable para el proyecto. Eliminando y corrigiendo desperfectos que pudieran aparecer durante el desarrollo del mismo.
  • Aprendizaje. Todo el proceso es un aprendizaje constante. Se acepta y adapta a los cambios para mejorar el plan original.
  • Rapidez. Se aprende a reaccionar de manera rápida sin dejar de lado la calidad.
  • Mejorar constante. Esto dirigido a las personas y el proceso de construcción y desarrollo del producto, es decir una visión global.
  • Equipo de trabajo. Esto permite tener un objetivo permanente que es apoyar y motivar al equipo, no olvidando hacerlo sentir importante.

Método Scrum

Es uno de los más aplicados y que mejores usos tiene. Resulta más como un marco de referencia, ya que busca los problemas que impiden ser productivo y procura dar soluciones.

Sus principios son la inspección y la adaptación. En este método se les denomina “sprints”. Maneja tiempos cortos, entre 1 a 4 semanas, y la finalidad es entregar el producto. Además, el cliente puede intervenir y opinar, ayudando al equipo a analizar su proceso y evaluar cómo se está haciendo todo en mira a mejorar.

Las principales características del método Scrum son:

  • Auto organización: el espíritu del compañerismo y el compromiso es parte fundamental del equipo de trabajo.
  • Priorización: algo fundamenta en las teorías ágiles y es priorizar lo importante, sin perder tiempo o recursos.
  • Ritmo: cuando se establece un ritmo de trabajo se pueden predecir tiempos de entrega y mejorar la optimización de procesos, así como la organización del equipo, incluso para realizar reuniones.

Método Kamban

Este método originario de Japón significa “tarjetas visuales” y ahí radica la importancia de este. Se puede observar en qué punto está el proyecto y si se están produciendo cuellos de botella.

Resulta un método flexible y útil para solucionar incidencias y donde los proyectos pueden sufrir cambios con facilidad.

Algunos ejemplos de Metodología Agile

Usando el método Scrum, desarrollemos un ejemplo de ciclo de trabajo. Veamos:

  • Iniciamos en el Sprint 0. El proyecto lo dirige el Product Owner (PO) que será el nexo de unión entre el equipo de trabajo y el cliente.
  • El PO determinará los recursos y plazos de entrega, a la documentación donde figura esto se le denominará Backlog, aquí lo importante será priorizar.
  •  Se deberán crear diferentes fases tras el inicio (sprints), subdivididas estas en entregas.
  • El equipo de trabajo decidirá las acciones de cada sprint en relación a los recursos y prioridades.
  • En las reuniones diarias (Daily Meeting) se exponen avances y problemas.
  • Los inconvenientes se archivan en el Impediment Baclog
  • El Scrum Master o facilitador de trabajo les hace seguimiento a estos problemas hasta ser resueltos.
  •  Al finalizar un sprint debe darse un Review Meeting para analizar resultados y fijar los próximos pasos.
  • Finalizado el proyecto se realiza una reunión con el objeto de mejorar aquello que sea necesario. Se debe documentar todo el proceso.

Articulos que te pueden interesar

Deja una respuesta

Únete y aprende de los que ya están ganando dinero con Internet